LA RESPUESTA SANITARIA EN FUTURAS PANDEMIAS

El SARS-CoV-2 (COVID-19) ha obligado a la OMS, a profesionales sanitarios y a los gobiernos de todo el mundo, a revisar sus protocolos de actuación frente a nuevas crisis sanitarias.  

Reservas para la Protección de la Salud

La primera necesidad detectada por todos los sectores pasa por garantizar los medicamentos y el material sanitario de protección necesarios.

En Europa, el gobierno de la canciller Merkel fue el primero en impulsar una red de almacenes con Material Sanitario de Protección para garantizar el abastecimiento a los principales núcleos de población en futuras pandemias.

Bautizado como “Reserva Nacional de Protección para la Salud” y con una previsión presupuestaria de 1000 millones de euros, el gobierno alemán aprobó en verano la para almacenar mascarillas, guantes, batas y otros materiales de protección en diecinueve puntos repartidos estratégicamente por el país, que se irán reponiendo para garantizar la disponibilidad de estos productos en futuras pandemias.

Las reservas están ubicadas en instalaciones sanitarias repartidas por todo el país y cercanas a grandes poblaciones como Hamburgo, Dortmund, Halle o Augsburgo, y podrían formar parte de una gran reserva europea de material sanitario que la UE planteó en mayo y de la que apenas se ha avanzado desde entonces.

El Hospital del Futuro

En España, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (IMAS), publicó en mayo del 2020 un informe titulado “El Hospital del Futuro” en el que se recogen las formas de organización necesarias en centros hospitalarios y servicios sanitarios para dar respuesta a nuevas emergencia sanitaria, tras la experiencia del COVID-19.

La primera recomendación de los especialistas de Medicina Interna es la evolución hacia un hospital “fluido” o “flexible” a través de la innovación tecnológica  y las consultas virtuales o telefónicas (cuando sea posible), además de la planificación de las infraestructura y el material necesario para garantízar la prestación de los servicios clínicos  con los flujos de pacientes adecuados.

Evaluación integral y colaboración multidisciplinar

Para garantizar que el paciente esté en el centro de la atención clínica en futuras pandemias, la SEMI también recomienda levaluación integral inicial, y la estratificación de riesgos y niveles de cuidados para la adecuada asignación de los recursos asistenciales. Además, el “Hospital del futuro” tendrá herramientas de asistencia compartida para facilitar la colaboración multidisciplinar y la rápida toma de decisiones clínicas.

Telemedicina y telemonitorización

Para evitar las consultas presenciales innecesarias y el riesgo de contagios, el control domiciliario de los pacientes con riesgo intermedio se haga a través de videollamadas y entrevistas estructuradas en la que se tendrá en todo momento el control oximétrico.